Artículos

    Compartir

  • Compartir Linkedin
  • Compartir Whatsapp

Nota

En este artículo es una réplica del que se publicó originalmente en Linkedin el 04/05/2016 con el título: “¿Qué pasa con Radiohead? ¿Estás ahí Thom?”

¿Qué pasa con Radiohead? ¿Estás ahí Thom?

“Radiohead ha muerto, al menos en redes sociales”, recitaron hace poco menos de dos días cientos de medios tradicionales y digitales al ver que la banda eliminó todos los posteos, eliminaron sus cuentas de Twitter y Facebook (las ocultaron realmente), y colocaron su sitio web en blanco.

Esto coincide con un rumor de que un nuevo disco estaba en camino resultó una de las campañas mejor pensadas para llamar la atención hacia el nuevo lanzamiento, sin decir una sola palabra y de manera orgánica lograron posicionarse en los mejores medios de comunicación y en la mente de todos sus fans, reiterando el impacto de una estrategia efectiva enfocada en distintos canales.

En su libro “Atrapado en la red”, Phil Lempert comenta sobre cómo la búsqueda de información para tomar decisiones de compra está mezclándose entre distintos tipos de redes sociales, e inclusive es tomado como una de las fuentes más confiables de información.

En los negocios, es aún más complicado.

En mi caso personal, reviso Facebook al despertarme, Twitter cuando encuentro un momento de ocio, Snapchat cuando sé que está ocurriendo un evento y tengo conocidos ahí (como FIB, Tomorrowland, Lollapalooza, etc), veo un par de veces al día Instagram y envío mensajes de manera casi continúa por uno de los 5 o más canales que tengo para comunicarme con mis compañeros de trabajo o amigos.

Al comprar cualquier artículo o servicio, reviso siempre los precios en tiendas de competidores, en páginas de ecommerce e inclusive tomo en cuenta cuál sería el precio si lo pidiera por tiendas como Amazon. Luego realizo la consulta por mensaje directo o bien voy a la tienda y espero que la respuesta de todos sea consistente y concisa.

Si me dicen por Facebook que tengo algún descuento y el precio está definido, espero que en cada punto de venta me ofrezcan las mismas condiciones, sin cuestionar o tener que “llamar a preguntar”. Espero que mi Consumer Journey sea una experiencia sin fallas, transparente e integral.

Volviendo a la música, nos queda esperar los siguientes pasos de la banda. Pero por el momento podemos disfrutar de Burn The Witch, el video que devolvió la luz a las redes sociales de Radiohead.