Artículos

    Compartir

  • Compartir Linkedin
  • Compartir Whatsapp

Nota

Este artículo es una réplica del que se publicó originalmente en El Confidencial (España) el 28/01/2012 con el título «¿Megaupload? Que pase el siguiente».

¿Megaupload? Que pase el siguiente

Como bien se comentaba en estas páginas, la industria de contenidos estaría cometiendo otro grave error de cálculo si viera en el cierre de Megaupload no sólo la panacea a sus problemas, sino al pensar que tras este cierre los usuarios vayan a retorna plácidamente a las salas de cines y a las tiendas de música, por cierto, ¿siguen vivas estas últimas?

Sirvan estas conclusiones preliminares:

1. Es cierto que muchas personas, no utilizan Megaupload como un servicio de guardado de archivos, sino para ver películas y series, pero también es cierto que esas personas están dispuestas a pagar ese precio y no otro por eso contenido. Esas personas tienen poder adquisitivo para pagar por ver “cine en mal estado”, mal grabado en una sala de cine, pero no les alcanza para ver cine en mejor calidad.

2. ¿Megaupload pagaba cifras significativas a los uploaders más activos? Primero eso está por demostrar, los programas de afiliación están extendidos por muchas empresas en la red, lo que hay que probar es que sabían el contenido que subían esos afiliados, y que este contenido era ilegal.

3. Vuelve a demostrarse que existen mecanismos para actuar contra la violación de los derechos de autor y su respectivo ánimo lucro, no se necesitan leyes especiales que ocultan una merma de nuestros derechos fundamentales. En nuestro país podemos presagiar lo peor con la línea continuista del Ministro Wert.

4. Como comentaba en el punto primero, las personas están dispuestas a pagar pero no los precios con los que se manejaba la industria antes de Internet. ¿No había quedado claro esto ya? Los Netflix, Wuaki, Spotify, etc. están demostrando que esto es posible, pero la la industria de los contenidos considera que esto no es suficiente. En estos momentos la plataforma Yomvi de Digital + intenta cobrar 2 euros por un capítulo de Mad Men además de la cuota mensual de abonado. ¿Siguen creyendo que somos estúpidos?

¿Hay vida después de Megaupload?

Megaupload ha conseguido tener una gran cuota de mercado, pero le sobran los sucesores, que muchos de ellos llevan muchos más años en el mercado, estos son sólo algunos ejemplos:

MediaFire: es una solución simple para cargar y descargar archivos en Internet. Se centra en proporcionar una experiencia positiva para los que descargan y no ofrece un programa de afiliados para uploaders.

Rapidshare: es uno de los más antiguos en la Red. Con RapidShare se pueden enviar archivos grandes de manera fácil y segura.

Ge.tt: es una aplicación inteligente e instantánea de intercambio de archivos, donde compartir archivos es fácil y rápido. No hay necesidad de esperar a que los datos se carguen para tener un enlace con los mismos.

Estas son sólo algunas de las opciones que existen en el mercado, queda mucho para que el FBI acabe con todas 🙂